Maternal and Infant Health Program Maternal and Infant Health Program

Phone:
  SLC area: (801) 538-9970

FAX:
  SLC area: (801) 538-9409

Mail:
  Maternal and Infant Health Program
  P.O. Box 142001
  Salt Lake City UT
  84112-2001




Respuestas a las Preguntas Acerca de la Alta Presión de la Sangre Durante el Embarazo

¿Qué es esta condición?

Alguna veces llamada toxemia, hipertensión inducida del embarazo (PIH por sus siglas en ingles), la preeclampsia, o hipertensión gestational, la alta presión de sangre en el embarazo es una complicación que ocurre en aproximadamente en el 8% de las mujeres embarazadas. Normalmente es detectada algún tiempo después de la semana 20 del embarazo y dura hasta poco después que el bebé nace. No hay a veces ningún síntoma notable. La lectura de la presión de la sangre que lee sobre los 140/90 es considerada alta, pero cualquier aumento significante de las lecturas de embarazo temprano en comparación con las lecturas anteriores de la mujer también podría resultar alto para ella.

¿Por qué es un problema?

A veces la hipertensión inducida del embarazo (PIH por sus siglas en ingles) es leve, con sólo una elevación ligera de la presión de sangre la madre y bebé probablemente estarán saludables. Cuando esta condición es mas severa, otros síntomas pueden desarrollarse y pueden poner a la madre y al bebe en riesgo. Estos síntomas pueden desarrollarse despacio o de una manera súbita.  La madre puede tener daño de órganos (ojos, riñones, hígado, cerebro), inflamación de las manos y de la cara e incluso convulsiones. El bebé puede que no obtenga suficiente sangre, la cual es rica en oxígeno y nutrientes, a través de la placenta y pudiera detener su crecimiento.  El bebé también puede bajo riesgo de ser victima de un parto prematuro y los problemas relacionados con ello. Es importante que esta condición se diagnostique temprano y se controle.

¿Quién sufre de esta condición?

Los doctores no saben por qué algunas mujeres sufren de hipertensión inducida del embarazo (PIH por sus siglas en ingles), pero el riesgo parece ser mayor en los grupos siguientes de mujeres:

  • Aquéllas con una historia de antecedentes personales o familiares de preeclampsia
  • Aquéllas que están embarazadas por primera vez
  • Aquéllas que son mayores de 40 años de edad o menores de 20 años de edad
  • Aquéllas que están embarazadas con más de un bebé
  • Aquéllas que tienen condiciones médicas ┬átales como diabetes, enfermedades del riñón, lupus, o artritis reumatoide
  • Aquéllas que están obesas
  • Aquéllas que son afro americanas

La causa de la hipertensión inducida del embarazo (PIH por sus siglas en ingles) es incierta y todavía esta investigándose, pero algunas posibles causas pueden incluir el bajo flujo de sangre al útero, daño de los vasos sanguíneos, los problemas con el sistema inmune, o una dieta pobre. Otros factores asociados pueden incluir infecciones (infección del tracto urinario o enfermedad de la encía), insuficiencia de la vitamina D, o altos niveles de ciertas proteínas en la sangre que interfieren con el crecimiento de los vasos sanguíneos.

¿Qué puedo hacer yo?

Antes del embarazo: 

  • Pierda peso por dieta y ejercicio
  • Mantenga un peso normal del cuerpo
  • Tome las medicinas de presión sanguínea tal como han sido prescritas
  • Si usted tiene diabetes, asegurese que esta está en un buen control
  • Asegúrese que la medicinas de presión sanguínea es segura de usarse durante el embarazo

Durante el embarazo: 

  • Asista a las consultas de cuidado prenatal temprana y regularmente
  • Diga su medico si usted tiene enfermedad del riñón u otras condiciones médicas
  • Diga su medico en seguida si usted tiene cualquiera de las siguientes señales de advertencia:
    • Subida de peso súbita de más de aproximadamente 1 libra por día
    • Inflamación de la cara y de las manos
    • Dolores de cabeza severos o constantes
    • Visión borrosa o manchas delante de los ojos, pérdida de visión u otros cambios visuales
    • Dolor en la parte superior derecha del abdomen

Muchas veces la hipertensión inducida del embarazo (PIH por sus siglas en ingles) puede ser controlada, pero la única cura real está pariendo el bebé. A veces la hipertensión inducida del embarazo (PIH por sus siglas en ingles) se convierte en un síntoma serio suficiente para requerir descanso en la cama o un parto temprano.   Su medico ordenará los exámenes de sangres para asegurarse que el hígado y el riñón todavía estén funcionando bien y que hay suficientes plaquetas en su sangre para su coagulación. Pudieran tambien pedirle que tome una muestra de orina con 24 horas de anticipación para comprobar la función del riñón, y su bebé pudiera ser supervisado dos veces por semana para asegurarse no hay ningún peligro.  La medicina a veces es dada en el hospital durante el parto para prevenir convulsiones o para bajar la presión de la sangre. Trabajando con su proveedor de cuidado de salud (el doctor o la enfermera partera certificada) le ayudará a mejorar sus oportunidades de tener un bebé saludable.

 

Recursos: MayoClinic.com, “Preeclampsia,” consultado el 10/28/10.
Congreso americano de Obstetras y Ginecólogos, folleto de Educación del paciente, “la Presión de Sangre Alta Durante el Embarazo,”, www.acog.org/publications/patient_education/bp034.com, consultado el 10/28/10. 

Haga clic aquí para una versión del documento que puede imprimir.